Ex-expatriada en Româniă

(o Miri de nuevo en Madriz)

¿Qué haces aquí?

with 5 comments

La idea era no volver público este blog nunca más para así proteger mi privacidad, pero es complicado que los enlaces de las fotos funcionen si el blog es privado. Y con lo maniática y tiquismiquis que soy yo para esas cosas (y con la justificación del texto) al final he tenido que darle un par de vueltas para ver cómo lo hacía.

Esta entrada no quiere decir que vuelva a publicar aquí. Sigo escribiendo en expatriada.com (a secas) donde estaré encantada de recibiros y… daros de desayunar.

Written by Mirichan

Lunes, 7 /02/2011 at 00.29

Robots

with 12 comments

metro

¡Al metro!

El martes pasado, haciendo mi trayecto de siempre para ir a trabajar, me caí en la estación de metro de Gran Vía. Hacía un transbordo de una línea a otra y cuando menos me lo esperé, estaba cayendo a cámara lenta mientras subía un tramo de escaleras. No pasó nada: tengo buenos reflejos y apoyé las dos manos en el suelo. Me levanté y seguí caminando, con las palmas de las manos un poco doloridas por el golpe.

Pero no fue lo que más me dolió.

Lo que más me dolió fue que ninguna de las personas que subían conmigo esas escaleras tuvo la humanidad suficiente para preguntarme si me había hecho daño, si estaba bien. Ahora tengo la teoría de que eran robots. Robots puestos en un decorado que cada mañana simulan ir a sus trabajos, como extras de la película que es mi vida. Y claro, cómo a ellos nunca les pasa, ¿cómo van a demostrar la más mínima empatía?

Afortunadamente, luego hay casos como los del 11M donde todo bicho viviente fue a las vías del tren a ayudar; que me hacen pensar que quizá no soy la única humana que queda, al menos no la única con humanidad. Ni la única que se va cayendo en el metro :-)

Written by Mirichan

Lunes, 15 /03/2010 at 08.11

Publicado en Mirianadas

Tagged with , , ,

Desayuno Llamador de Primaveras

with 4 comments

Soy asturiana. Preparada genéticamente para aguantar frío, lluvia, nieve, niebla, y viento helado. Pero no preparada para aguantar inviernos de casi cinco meses. Necesito un rayo de sol, necesito frutas de temporada e imploro a los dioses que terminen ya con esta bromita de calentamiento global y me den un poco de calientamiento local.

Para desayunar, las primeras fresas de la temporada. Atrás quedaron las mandarinas, ahora llega el momento de la primavera, con sus colores, olores y sobre todo, sabores. Y es que si la primavera sabe a algo, sabe a fresa.

tostadas con fresa

Written by Mirichan

Viernes, 12 /03/2010 at 08.17

Publicado en Los desayunos de Miri

Tagged with , ,

Aquella chaqueta negra

with 9 comments

armario

Ya podía buscar y rebuscar...

Todos tenemos alguna prenda de ropa que nos gusta mucho. Ésa que cuando está vieja, descolorida, con bolas, y desmereciendo conjuntar con todo el resto de tu ropa sigues empeñandote en tener en tu armario. Ésa que huele mejor cuando la lavas, que es más suave que el resto, que te calienta más, que te reconforta.

En mi caso, se trata de una chaqueta de algodón (tipo sudadera), de color negro, con cremallera. No tiene puños, ni borde inferior, ni gorro, ni cuellos raros. La tengo desde el año 2001 y hasta hace poco creí que la había perdido: la eché en falta cuando hice la maleta para NY y para Chile. Evidentemente, quería llevármela, pero fui incapaz de encontrarla en mi armario. Busqué en mi casa de Asturias, pero allí tampoco estaba. Pregunté a amigos y conocidos si se me había olvidado en casa de alguien, pero nadie sabía nada de mi chaqueta. Y me resginé: pensé que probablemente me la había olvidado en algún café, en algún respaldo de un silla. C’est la vie, Mirichán.

Casi ocho meses después, el otro día, llegué a clase de mi profesora de flauta. La saludé, nos sentamos, empecé a tocar. Y en medio de un sol sostenido de la segunda octava dejé de soplar y me quedé mirando fijamente la chaqueta que ella llevaba puesta. Negra. Sin puños. Con la cremallera. Ella se dió cuenta de cómo la miraba yo y me dijo: ¿es tuya esta chaqueta? Alguien se la dejó olvidada aquí y por más que pregunté nadie la reclamó; así que me la quedé.

Efectivamente, era mi chaqueta. Mi profe de flauta se murió de la vergüenza porque la había pillado infraganti con ella puesta, pero me alegré tanto de recuperarla que le agradecí que la hubiera mantenido viva todo este tiempo. Y es que, con las cosas que me gustan, me ocurre algo raro. Si por alguna circunstancia las pierdo o si yo muriera y no pudiera utilizarlas más; me sirve con que alguien bueno las empiece a usar. Alguien digno, que las disfrute y las valore en su justa medida. Alguien que no sea gente.

Written by Mirichan

Jueves, 11 /03/2010 at 08.55

Publicado en Mirianadas

Tagged with , , , ,

Una de Fiestas

with 15 comments

Excepto unos pocos, la mayoría de nosotros vivimos en pisos. Bloques de viviendas, ordenadas en varios niveles, a izquierda y a derecha. Al del compartimento de al lado le llamamos vecino y si hay suerte, le damos los buenos días en el ascensor. Me refiero, claro está, a la suerte de tener ascensor ;)

Guiños aparte, este viernes y sábado, en un compartimento habitado próximo al mío, han montado dos fiestas, una por día. No sé exactamente el motivo, pero sé que duró hasta las 7 de la mañana. Soy afortunada: tengo el sueño profundo. Ellos son todavía más afortunados: tenían altavoces de decibelios mucho más profundos que mi sueño.

Tengo 27 años y no me avergüenza reconocer que jamás he montado una fiesta en mi casa. Lo máximo que hice fue celebrar mi 25 cumpleaños con una cena que se me desmadró hasta la una de la madrugada. Así que escribo este post habiendo dejado atrás el cabreo por no poder dormir, con el fin único de que alguien me explique qué se le pasa por la cabeza a alguien que tiene la música muy muy alta a las dos, a las tres, a las cuatro, a las cinco, a las seis de la mañana. Obviamente, no piensan que de pronto todos sus vecinos se han ido de vacaciones. Tampoco piensan que la música no está demasiado alta. No pueden pensar que están en su derecho a hacer eso. Sólo se me ocurre una cosa: el único pensamiento que se les pasa por la cabeza es un claro, rotundo y contundente “que se jodan los que no puedan dormir por culpa de la música de mi fiesta”.

de noche

Que se joda Kant y su imperativo categórico

Written by Mirichan

Miércoles, 10 /03/2010 at 08.27

Publicado en Mirianadas

Tagged with , , , ,

Antiestrés

with 7 comments

Estres, por Gary Real Life

¡¡Quiero mi pelotaaaa!!

En la empresa donde trabajo, el departamento de márketing siempre está pensando en cosas nuevas para regalar a los clientes. La última cosa que han fabricado son esas pelotas de goma, de las que puedes apretar y que se supone que te ayudan con el estrés.

Yo, que tengo alma corporativa, enseguida he cogido una y la he puesto a decorar mi mesa. De vez en cuando la cojo y la espachurro un poco, pero me he dado cuenta de que a mí no me provoca ningún efecto. Seguramente sea porque no suelo estresarme (y si lo hago no me doy cuenta o lo expreso a base de aftas bucales), pero me hace gracia ver a toda la tercera planta de mi edificio estrujando las pelotas, porque con esto de la fusión los nervios están a flor de piel.

Algunos dicen que notan un gran alivio después de un rato con la pelotita. Que piensan más despacio, que se les desacelera el corazón y que tienen menos ganas de mandarlo todo al carajo. Yo creo que es todo un absoluto efecto placebo: estoy por comercializar lacasitos como pastillas curadoras del estrés.

Written by Mirichan

Martes, 9 /03/2010 at 08.17

Publicado en El Trabajo de Miri

Tagged with , ,

Intercambio de casas

with 13 comments

Hogar

Home, sweet home...

Arol y yo hemos inscrito nuestra casa en uno de esos lugares de intercambio de casas que hay por la red. Después de poner todas las especificaciones necesarias, una breve descripción y adjuntar algunas fotos, hemos dejado nuestra casita abierta para los ojos indiscretos de viajeros que, como nosotros, se apuntan a lo de viajar más por menos.

Por el momento, nos hemos limitado a ver de dónde nos llegan las peticiones. Sólo hemos recibido dos: una era de una pareja que vivía en un pueblaco perdido de Egipto y la otra era de una pareja que vive al lado de Central Park, en Nueva York. Ninguna de las dos proposiciones de intercambio nos satisface enteramente, pero es divertido ver las casas de los demás y comprobar que sigue existiendo gente buena que cree que los demás son como ellos y que arriesgaría su intimidad y sus efectos personales a cambio de la aventura de recorrer el mundo de casa en casa.

Hay a quienes les parece una barbaridad. Que alguien toque sus cosas, que alguien mire dentro del cajón de la ropa interior y encuentren preservativos, que duerman en su cama o se duchen en su bañera. Yo pienso que todo es fruto de ese sentimiento de pudor que nos hace pensar que debemos avergonzarnos de las bragas de abuela, el gel íntimo o las preocupaciones que escribimos en nuestros diarios personales. Al final (y como dice un gran amigo mío), nada de lo humano me es ajeno. Supongo que a esos viajeros teóricos que algún día se quedarán en mi casa, nada de mi humanidad les asustará más que a mí la suya propia. A veces, olvidamos que todos somos de la misma especie y que efectivamente, todos nos limpiamos el culete después de hacer caca, hemorroides mediante.

Written by Mirichan

Lunes, 8 /03/2010 at 08.52

Publicado en Mirianadas

Tagged with , , ,

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.